lunes, 7 de febrero de 2011

Lugares para NO vivir: Diómedes Menor

El estrecho de Bering es una franja de mar de 85 km que separa las costas de Alaska (USA) y Siberia (Rusia). Es precisamente por ahí donde el ser humano colonizó por primera vez el continente americano, cruzando a pie desde Asia durante la última glaciación en la que se formó el puente de Beringia (os recomiendo encarecidamente leer el artículo de wikipedia al respecto).


Justo en el centro del estrecho de Bering se encuentran las islas Diómedes: Diómedes Mayor pertenece a Rusia y está deshabitada, Diómedes Menor es de USA y alberga una pequeña colonia de 170 personas y sobre la que trata este artículo.


Ambas islas están separadas por 1,5 km. Esta pequeña línea de mar constituye la frontera más cercana entre Rusia y Estados Unidos, además de ser atravesada por la Línea Internacional de cambio de fecha. Como os podeis imaginar, el ambiente fue un poco tenso en aquella zona durante la guerra fría, como veremos a continuación.


Las islas Diómedes fueron tradicionalmente habitadas por el pueblo Inupiat (los esquimales de esta región), con asentamientos en ambas islas. Fueron redescubiertas por exploradores rusos y a este país pertenecieron hasta que Rusia vendió Alaska a los Estados Unidos en 1867 (por la friolera de 7,2 millones de dólares de la época, equivalente a 108 millones actuales), fijando en las islas Diómedes la nueva frontera entre ambos países.


Durante la guerra fría, se cerró la frontera y quedó prohibida la circulación entre ambas islas, dejando decenas de familias Inupiat separadas. La tensión en la zona era notable, y se denominó al escenario "El telón de hielo" (en consonancia con "El telón de acero" europeo). Rusia decidió evacuar la isla y sustituirla por una dotación militar, por lo que actualmente está deshabitada; por su parte los Estados Unidos mantuvieron al poblado Inupiat formado por unas 150 personas.

Diómedes Menor desde el aire.

Después de este breve repaso histórico para ponernos en situación, veamos por qué Diómedes Menor no es precisamente un paraíso en el que situar nuestra vivienda. El islote de 7,3 km2 alberga según el último censo 170 habitantes agrupados en el poblado de Inalik, formado por 47 viviendas. El acceso a la isla es extremadamente complejo, ya que la isla no tiene puerto ni pista de aterrizaje y además está rodeada por grandes placas de hielo la mayor parte del año, por lo que la única vía segura de acceso es el helicóptero. La isla recibe suministros una vez al año a través de un barco carguero, y el servicio postal se realiza una vez a la semana en helicóptero.

El poblado de Inalik en Diómedes Menor, en verano.

Diómedes Menor cuenta con una pequeña escuela con 40 estudiantes y 5 profesores, un pequeño consultorio médico y un grupo de bomberos voluntarios. También podemos encontrar una lavandería y una tienda de alimentación. No hay bancos ni restaurantes. Existe un servicio de TV, teléfono, fax e internet a través de satélite.

Diómedes en invierno.

Si la situación de extremo aislamiento no es suficiente como para asustar a los más valientes, la isla tiene otro aliciente más, y es que en noviembre de 2009 se registraron dos casos de gripe porcina H1N1. La detección de dos casos positivos entre los habitantes de la isla despertó las alarmas sanitarias de Estados Unidos, debido al alto riesgo de propagación de la infección entre todos los habitantes de la isla. El ejército envió inmediatamente a un equipo formado por 3 médicos y una enfermera para estudiar el estado de salud del resto de la población y proceder a su vacunación.

Abuelo y nieto en Diómedes. Espero que no tengan gripe.

Si pese a todo seguís queriendo hacer una visita a nuestros aislados vecinos, podeis esperar unos cuantos años y ver si prosperan los proyectos de realizar un puente o un tunel a través del estrecho de Bering para comunicar Rusia y USA. Una locura.

Teneis más información aquí, aquí y aquí.

6 comentarios:

  1. No se porque extraña razón me molan todos los sitios en los que desaconsejas vivir, me lo voy a tener que empezar a plantear seriamente.

    ResponderEliminar
  2. Perdón, pero son exactamente éstos los lugares que me encantan conocer y no tendría ningún problema en pasar un tiempo allí para conocer laregión , costumbres, cultura, etc.

    ResponderEliminar
  3. Como llego a esas islas diomedes!!! Me encanta la idea de visitarlas y conocer sobre ellos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. tiene que ser una pasada vivir con gente que no esta contagiada del capitalismo.soy de badalona,catalunya,españa.

    ResponderEliminar
  6. Ya que tenéis tantas ganas de ir, os aconsejo 2 cosas: 1ª: very very money, ya que el transporte puede supone entre unos 4000 y 7000 euros hasta llegar a las islas. 2ª: Más money para adquirir ropa de abrigo, ya que la temperatura puede bajar de un dia para otro en -20 ó 30º y ponerse en -40 y si hace ventisca, la sensación térmica puede ser de -60º. 3ª: Una fuerza de voluntad increíble para no aburrirse, ya que ni siquiera se puede salir a ningún sitio. Puedes ir a "intentar pescar" (previo pago), y comenzar haciendo un agujero de 1 metro o mas en el hielo. Te puede llevar 2 horas de duro trabajo. Si sacas una cámara de fotos o video, te multan con 200 dólares minimo. Si te haces amigo y sabes bastante inglés,del único que se ocupa de los generadores eléctricos para mantenimiento del poblado, puedes darle gracias a Dios. Lo que pasa, es que no son muy amigos de hacer amistades. En fín, un "chollo" para ir. NO PUEDES VOLVER hasta que no vuelva a la semana siguiente el helicóptero. ¡ Suerte en vuestro viaje!

    ResponderEliminar