miércoles, 9 de febrero de 2011

La sífilis está de moda

La sífilis es una de esas enfermedades que ha acompañado tradicionalmente al ser humano a lo largo de la historia. Curiosamente, cuando estaba cerca de ser erradicada (o al menos eso pensaba la OMS hace 30 años) resurge otra vez con fuerza como tantas otras veces gracias a la aparición del VIH y a la relajación en las medidas de protección sexual.
Durante siglos la sífilis fue una enfermedad circunscrita al continente americano. A partir de registros óseos (reacción perióstica sifilítica) se ha podido constatar su presencia tanto en América del Norte como del Sur desde hace miles de años. Cuando Cristobal Colón y su tripulación llegó a las costas de la actual República Dominicana, fueron los primeros europeos en contraer la sífilis y se encargaron de importarla a Europa.

Colón a punto de empezar a contraer la sífilis.

Aunque se han descrito casos de sífilis en el Viejo Continente anteriores al viaje de Colón, parecen corresponder a otras enfermedades treponémicas, gonorrea o lepra. Aunque no se descarta la presencia de sífilis a través de los contactos vikingos con los nativos del norte del continente americano.

Volviendo a Colón y sus hombres, la enfermedad se extendió como una plaga por Europa desde el puerto de Nápoles. Una pandemia asoló Europa, Asia y el norte de África durante los siglos XV y XVI con miles de muertos. Los grandes movimientos de ejércitos de la época ayudan a una mayor diseminación. Este primer brote de sífilis consistía en una forma mucho más fulminante y grave de la que conocemos en la actualidad, convirtiéndose con el tiempo en la forma clínica moderna. En 1530 el poeta y cirujano francés Girolamo Fracastoro la bautiza como "Sífilis" inspirándose en el mito griego del pastor Sífilio.


Tras la epidemia inicial, la enfermedad se convirtió en una enfermedad común en Europa. Numerosos personajes históricos la han padecido, incluyendo a Charles Baudelaire, Napoleón, Enrique VIII, Iván el Terrible, Nietzche, Van Gogh o incluso Al Capone, por citar algunos. La enfermedad no se controlaría definitivamente hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la penicilina pudo producirse de forma masiva.

Como hemos dicho al principio de la entrada, la enfermedad fue controlándose cada vez más hasta pensar en su erradicación en los años 70. Pero el actual repunte de la sífilis en los estudios epidemiológicos nos da a entender que nos acompañará durante muchos años más.

No disimules Nietzche, sabemos que tú también.

Aunque esto no es más que una pequeña introducción a la interesante historia de la sífilis en Europa, os recomiendo encarecidamente que profundiceis en algunas de las fuentes que he utilizado y leais los textos completos. Teneis más información aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario