domingo, 12 de diciembre de 2010

Willem Einthoven

Hace un par de días hablábamos de Golgi, un ilustre médico del siglo XX que pasó a la historia por la tinción argéntica entre otros méritos y recibir el Nobel por ello. Hoy me gustaría hablar de otro ilustre médico que también recibió el Nobel por sus méritos y que también descubrió algo que revolucionó la práctica de la medicina hasta límites insospechados. Pero nuestro protagonista tuvo la humildad de no poner su nombre a su invención, por lo que pocas veces nos acordamos de él. Me refiero a Willem Einthoven, inventor del electrocardiograma.

Willem Einthoven.

Willem Einthoven nació en 1860 en Java (indonesia) cuando todavía era colonia holandesa. Estudió medicina en Ultrecht igual que su padre, un médico militar, y comenzó a impartir clases de fisiología en la universidad de Leiden.

Willem cuando tan solo era un jovenzano investigador.

Desde el departamento de fisiología e histología, Willem se labró una reputación en el mundo de la investigación médica y con tan solo 26 años ya era conocido en los foros científicos de todo el mundo por sus novedosas investigaciones. En 1901 publicó su primer artículo científico respecto a un aparato que había inventado, el galvanómetro de cuerda, que servía para registrar los potenciales cardiacos.

El primer aparato de electrocardiografía.

En 1906 publica un revolucionario artículo en una revista de fisiología, titulado "Le telecardiogramme". En él, se hablaba con detalle de este aparato y de las aplicaciones clínicas del mismo. Fue el propio Dr.Einthoven el que asignó las letras P, Q, R, S y T a las distintas ondas y las relacionó con las enfermedades cardiovasculares.


En 1911, la compañía Cambridge Scientific Instruments de Londres comenzó a fabricar este aparato de forma industrial. A partir de aquí se comenzó a utilizar de forma masiva en los hospitales de todo el mundo y revolucionó la práctica de la cardiología y de la medicina en general.
El Premio Nobel. Bah, baratijas.

Después del descubrimiento del electrocardiograma y sus aplicaciones, basó sus investigaciones posteriores en el estudio de los ruidos cardiacos. En 1924 recibió el Premio Nobel de medicina. Falleció el 28 de septiembre de 1927 en Leiden, la ciudad holandesa donde había trabajado e investigado toda su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario