miércoles, 8 de diciembre de 2010

Inmaculada Concepción

Qué bien se está de puente, ¿eh? Desde hace años, el día de la Constitución viene seguido de otro día festivo, el de la Inmaculada Concepción. Pero, ¿qué se celebra exactamente? ¿Y por qué este día de diciembre?

El dogma católico de la Inmaculada Concepción sostiene que María, la madre de Jesús, nació sin pecado original. De esta manera, se preservó durante toda su vida libre de todo pecado por la gracia de dios. No debe confundirse con el dogma de la maternidad virginal, que defiende que Jesús fue concevido sin intervención de varón y que María permaneció virgen.


El papa Pío IX proclamó en la basílica de San Pedro este hecho como dogma de la iglesia católica con las palabras "declaramos que la doctrina que dice que María fue concebida sin pecado original, es doctrina revelada por dios y que a todos obliga a creerla como dogma de fé". Ocurrió el día 8 de diciembre de 1854, y se fijó este fecha para su celebración. Ese día, las campanas de las 300 iglesias de Roma tocaron al unísono y se lanzaron palomas mensajeras hacia los 4 puntos cardinales con este mensaje de forma simbólica.

Pio IX, to shulo.

Curiosamente también un 8 de diciembre pero de 1585, en España se atribuye a la Inmaculada Concepción el milagro de Empel. Se dice que durante la Guerra de Flandes, los tercios españoles trataban de defender la isla de Bommel, rodeados por fuerzas holandesas. La noche del 7 de diciembre, uno de los soldados encontró una tabla de madera con la imagen de la Inmaculada Concepción mientras cavaba una trinchera. Todas las tropas le rezaron a este insólito hallazgo. Al día siguiente, una intensa helada congeló las aguas que rodeaban la isla y las tropas españolas atacaron por sorpresa a los holandeses mientras dormían. Desde aquel día, la Inmaculada Concepción es patrona de la infantería española.

Es la guerra de Flandes, no de Flanders. Pero la imagen es graciosa.

En España, este día es festivo desde 1644. También se celebra en la mayoría de países sudamericanos. Eso sí, no olvidemos que los países protestantes no celebran esta festividad, pues no aceptan este dogma (su argumento es que para hacer que María naciese libre de pecado, también habría que haberlo hecho en todas las mujeres de su familia). El resto de los mortales, al margen de su creencia en estos dogmas, aprovechamos para quedarnos en casa calentitos este día festivo. Dame pan y llámame tonto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario