jueves, 2 de diciembre de 2010

Guía para hipijos

¡Hola! ¿Es usted un pijo y se aburre de serlo? ¿Cansado de que sus amigos no-pijos le critiquen por ser un aburrido? ¿Quiere ligar más y mejor? ¡Genial! Desde "A disfrutar con salud" tenemos la solución a todos sus problemas: Deje de ser un pijo para convertirse en un hipijo.

Y no sé preocupe por nada, no tendrá que esforzarse. Antes los hippies pasaban hambre, vestían mal, olían peor, hacían malabares y eran creativos. ¡Hoy en día tan solo hace falta aparentarlo!

Paso 1: Los antecedentes
No todo el mundo puede ser hipijo. Por supuesto que no, es un grupo muy exclusivo. Hay que ser un niño de papá, con acceso a grandes cantidades de dinero. ¡Cómo no! Si papá no nos paga la ropa, la peluquería y los gadgets tecnológicos; entonces seríamos unos vulgares hippies o, lo que es peor, unos perroflautas. ¡Nada de eso! Aquí se llevan bragas de Calvin Klein debajo de los bombachos.

Es un buen comienzo.

Paso 2: La ropa
El 80% del hipijo es la ropa. Ya que no hay actitud, habrá que compensarlo con la apariencia. ¡No tienes que renunciar a la ropa de marca para ser hipijo! ¡Genial! La clave está en esconderlo de la mejor manera posible. Nada de grandes logotipos de Dolce&Gabana, por el amor de dios. El hipijo se gasta un pastizal en ropa sin que se note. ¿Llega el invierno?, abrigo de 300 euros para no pasar frío. ¿Zapatillas?, de Converse para arriba. ¿Chandal?, de Nike en adelante, please.

El palestino que no falte, eh.

Lo más mundano que tolera un hipijo es Inditex. Para uno de estos individuos, comprar unos bombachos en el Zara es lo más alternativo que ha hecho en toda la semana. Y una vez cada 6 meses, de excursión a un mercadillo para comprar avalorios, ¡eso sí que es una experiencia límite!

Vas por el buen camino, jovencita.

En cuanto a los diseños, ¡son muy flexibles! Todo lo que vista el hipijo tiene que tener colores vivos y muchas rayas horizontales negras. Que parezca todo elegido al azar, eso sí procurando que todos los colores combinen bien. Aunque sea necesario pasar un par de horas delante del espejo. Es opcional rasgar la ropa y llevar algunos agujeros, aunque muy recomendable. Si eres chica, pasarás horas hasta conseguir que esos descosidos coincidan exactamente con el tirante del sujetador para parecer más sexy.

Las famosas también se apuntan al hipijismo.

Paso 3: La cultura
"Eh! Dijiste que no habría que pensar!". Y así es, que nadie se preocupe. El hipijo no lee libros, ni escucha música, ni se interesa por el medio ambiente. ¡Solo tiene que aparentarlo! Lo de la literatura es lo más sencillo de todo, porque no hay que leerse ni un solo libro. Tan solo recuerda esta asociaciones autor-libro: "Baudelaire" - "La flores del mal" / "Schopenhauer" - "El mundo como voluntad y representación" / "Bukowski" - "La máquina de follar". ¡Y ya está! Nunca ser un listillo fue tan sencillo.

Bebe, todo un ejemplo a seguir.

Respecto a la música, también es sencillo. No hace falta que escuche a esos sucios rastafaris, tan solo diga que le encanta Bob Marley y que su sueño es ir a Jamaica algun día. El hipijo también escucha mucha música nacional: Fito, Celtas Cortos, SKA-P, La Fuga, etc. ¡La lista es interminable! Eso sí, no necesita más que aprender el single para dar el pego delante de sus amigos. No olvide que en el Berska venden camisetas de grupos de música de vez en cuando, da igual que no los conozcas, ¡cómprate alguna!.

Si el pobre Bob levantase la cabeza...

Por último, no olvides ser el más ecologista de tu bloque de vecinos. Acude a todas las manifestaciones que haya en tu ciudad a favor de los árboles o de la amnistía animal. Eso sí, después no te hagas de ninguna asociación, que lo de pagar a ONGs es de pobres. Tampoco recicles en tu propia casa, que de eso ya se preocupa la asistenta ecuatoriana que contratan tus padres. Lo tuyo son las grandes causas, ¡protejamos a los pobres de Nicaragua! Eso sí, al vagabundo que vive en tu barrio no le des limosna que seguro que se lo gasta en vino.

Da igual de qué sea la manifa, la cosa es protestar.

Paso 4: Los extras
Existen un sinfín de posibilidades para complementar la imagen del hipijo. Ya hemos dicho que puedes pasarte cada mucho tiempo por un mercadillo para recopilar abalorios. No te olvides de que unas buenas rastas de peluquería también dan mucho juego. Y no te olvides de fumar porros como un carretero, y si no están al alcance de tu bolsillo, confórmate con el tabaco de liar.

Y si es de oro, mejor.

Tampoco has de renunciar a la tecnología. En ese bolso de tela que te has comprado en la tienda hippie más cercana, no debe faltar un iPhone. Y para Navidad, no te olvides de pedir a papá un Notebook para poder enseñar a tus hipi-amigos las fotos de tu último viaje a las selvas congoleñas para salvar refugiados.

Los videojuegos también son para tí, amigo hipijo.



En fin, podríamos seguir así todo el día. El hipijismo (que, por si a estas alturas hace falta una aclaración es una mezcla de pijo y hippie) es un auténtico éxito entre la gente bien. Miles de niños de papá intentan vestir de perroflautas como signo de rebeldía hacia su familia, pero no pueden evitar seguir gastando el dinero de papá a expuertas. Y que nadie se me ofenda, que el artículo es claramente humorístico.

6 comentarios:

  1. jaja que idiota quin escribio esto!! es decir, ser Hippie va más allá de decir me gusta Bob Marley y mi deseo es visitar Jamaica alguna vez!!!! penca

    ResponderEliminar
  2. Cuánta razón, eres un crack!

    Creía que era el único al que le ocurría eso: los hipis que conozco son todos hijos de padres ricos, con una gran casa y una o dos "segundas viviendas", tecnología apple a la última, con ropa cara pero sin que se note, para poder pasar desapercibido con los amigos hijos de padres de clase trabajadora de la uni.

    hipijos... hipocresía pura

    No me molestarían los hipijos si no fuera porque en general desprecian a los "normales" calificándolos como mediocres, cuando realmente la personalidad no la hacen las convers ni la palestina (quieren ser diferentes pero al final son todos iguales entre los de su clan, ergo eso no es tener personalidad), si no los actos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias al último anónimo. Veo que no estamos solos en esto!

    ResponderEliminar
  4. cada quien va volando
    como se le da...
    y see t afecta es qn0 tas contento
    con quien s0s...

    ResponderEliminar