jueves, 9 de diciembre de 2010

Escaleras mecánicas

Elisha Graves Otis (pese a su nombre, es un señor con barba) inventó en 1852 un freno de emergencia para ascensores que impedía su caída en caso de rotura del cable de sujección. Un año más tarde, comenzó a vender sus "ascensores seguros". El primer ascensor de personas fue instalado en New York en 1857, y fue clave para el posterior desarrollo de los rascacielos.


Pero esta entrada no trata sobre ascensores, sino de escaleras mecánicas. El primer prototipo fue diseñado por Nathan Ames en Michigan (EEUU) en 1859, llamado "escalera giratoria", se quedó en una patente que nunca llegó a ser fabricada. El primer modelo operativo fue desarrollado por Wilfred Reno en 1892 e instalado en Coney Island (NY) para acceder a una de las atracciones. De esta época proceden las palabras "elevator" (ascensor) y "escalator" (escaleras mecánicas), que hasta entonces no existían.


Los avances continuaron, sobre todo por el interés de la empresa de ascensores Otis en este nuevo invento. Se presentó un prototipo mucho más seguro en la Exposición Universal de Paris de 1900. Fue toda una revolución, instalándose el primer modelo comercial en la Gimbel´s Department Store de Philadelphia (EEUU). Entre 1900 y 1920 se instalaron 350 escaleras mecánicas en grandes almacenes y estaciones de metro. El resto es historia.


Y aunque ambas máquinas de desplazamiento vertical (ascensor y escaleras mecánicas) son un derroche de energía eléctrica, parece que el ascensor es un poco más ecológico como podemos ver en este blog. De cualquier manera, subir y bajar las escaleras no-mecánicas sigue siendo la forma más saludable de hacerlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario