martes, 30 de noviembre de 2010

Jefas de Policía mexicanas

A finales de octubre de 2010 Marisol Valles García era una joven mexicana de 20 años, casada y con un hijo. Había estudiado criminología en Ciudad Juarez y estaba realizando la tesis cuando accedió al cargo de Jefe de Policía en el departamento de Práxedis Guerrero, en el valle de Juárez, una de las regiones más violentas de México.

Marisol Valles.

A sus órdenes se encontraban 13 policías (10 mujeres y 3 hombres) y un puñado de rifles autómticos y pistolas. Resulta sorprendente la alta cifra de mujeres en este cuerpo, incluyendo su nueva jefa, pero los hombres tienen miedo. La mayoría de los jefes de policía han terminado muertos en los últimos años. Su antecesor en el cargo fue asesinado y el último alcalde tuvo que huir por las amenazas de los narcotraficantes.

Marisol en su puesto de trabajo.

No ha tenido tanta suerte Hermila García, Jefe de Policía en municipio de Meoqui (Chihuahua), que también accedió al cargo en octubre de este mismo año. Fue asesinada este lunes 29 de noviembre cuando conducía hacia su casa en la ciudad de Meoqui. Normalmente las muertes de jefes de policía en México son tan frecuentes que estas noticias no salen a la luz, pero por desgracia Hermila ha sido la primera mujer en este cargo asesinada por los narcotraficantes.

Hermila García.

Como vemos, la lacra del narcotráfico y los asesinatos diarios han atemorizado a los hombres hasta el punto de que no se atreven a presentarse a estos cargos. En este contexto, las mujeres sacan pecho y toman el mando con la intención de cambiar las cosas. Por desgracia, la violencia no entiende de sexos cuando se trata de matar por el narcotráfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario