lunes, 15 de noviembre de 2010

El Ricino

El ricino (Ricinus communis) es un arbusto del que se extraen dos productos curiosos y radicalmente opuestos, el aceite de ricino y la ricina.

Ricinus communis
La ricina
La ricina es una toxina contenida en las semillas de esta planta. Forma parte de las proteínas inactivantes de los ribosomas, frenando la síntesis proteica e induciendo la apoptosis celular. Es uno de las toxinas biológicas más potentes. Produce diarreas, vómitos y hemorragia digestiva, que pronto evolucionan hacia la deshidratación e hipotensión. La muerte se produce en 3 a 5 días. A lo largo de la historia se ha utilizado como veneno para asesinar (existen muchos casos de mujeres que envenenan a sus maridos con ricino) y como arma química en las guerras del siglo XX.

Semillas de ricino

El aceite de ricino
El aceite de ricino se extrae prensando las semillas y calentando el jugo resultante para destruir la ricina. El resultado es una sustancia oleosa que contiene un 70% de ácido ricinoleico, responsable de sus propiedades. Su efecto en el tracto digestivo es similar al de la ricina pero sin resultar mortal, causando náuseas, vómitos y diarrea, por lo que se ha utilizado tradicionalmente como purgante o laxante. También se puede utilizar de forma tópica para fortalecer las uñas. Hoy en día se utiliza con frecuencia en la fabricación de plásticos, pinturas y productos cosméticos (rimmel).

Aceite de ricino

Como curiosidad, la ricina y el aceite de ricino tienen unas perspectivas de futuro bastante ambiciosas. El primero como parte de la inmunoterapia en oncología (uniendo la ricina a anticuerpos monoclonales contra células tumorales) y el segundo como biocombustible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario