jueves, 7 de octubre de 2010

Síndrome del segundo kebab

El síndrome del segundo alimento se describe de forma técnica como la "sensación de plenitud gástrica durante la ingesta de una unidad de alimento, habiendo ingerido previamente y de forma completa otra unidad de igual o mayor tamaño, y que produce una sensación de arrepentimiento en el individuo por no haber cesado la ingesta tras el primero". Existe una variante de este síndrome para cada tipo de alimento.
El ejemplo más conocido de este cuadro es el síndrome del segundo kebab, que se describe como la "sensación de plenitud gástrica durante la ingesta de un kebab, habiendo ingerido previamente y de forma completa otro kebab de igual o mayor tamaño, y que genera una sensación de arrepentimiento en el individuo por no haber cesado la ingesta tras el primero". El kebab, por su adecuado tamaño y nivel de aceitosidad, constituye la unidad estandar para calificar la severidad de este síndrome.

Es decir, te comes un kebab y piensas "ostia, ahora me comería otro bien agusto". Pues cuando te compras el segundo y llevas la mitad te das cuenta de que ha sido un gran error, terminando demasiado lleno y pensando "no debí haberlo hecho".

Existen múltiples variantes de este síndrome, como los denominados: síndrome del segundo croissant del desayuno, síndrome de "me comería un churro más" o el síndrome de "no debería haber repetido de paella". Algunos eruditos consideran que el síndrome de "una cerveza más y a casa" se engloba en el síndrome del segundo alimento.


Copyright "A disfrutar con salud". Que nadie lo había descrito todavía.

3 comentarios:

  1. oh dios mio el segundo croissant del desayuno, y yo pensando que sufria una extraña enfermedad psiquiatrica!
    ;) brushie brushie

    ResponderEliminar
  2. El síndrome del segundo croissant del desayuno es muy común.

    Eso sí, se dice que los individuos que desayunan en un buffet libre sufren una anestesia transitoria que les impide darse cuenta de ello, sufriendo posteriormente un ataque de croissanitis aguda que cursa con empacho severo, terrible sentimiento de culpabilidad y alto riesgo de volver a meterse en la cama después del desayuno.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente el buffet libre sería como la exacerbación del trastorno...no repitiendo una vez, sino una y otra y otra, con pérdida transitoria de las facultades mentales e imposibilidad de frenar al sujeto bajo riesgo de agresividad aguda acompañada de: "Yo he pagado para comer todo lo que quiera, grrrrrrr" (síndrome de "hay que amortizar o morir")!

    ResponderEliminar