viernes, 29 de octubre de 2010

Ninfas

Las ninfas, en la mitología griega, son espíritus femeninos de la naturaleza. Formaban parte del séquito de algunos dioses como Artemisa (caza), Apolo (artes, medicina, profecía), Dioniso o Baco (fiestas, vino), Pan (pastores) y Hermes (mensajero). Son divinidades inferiores que formaban parte del culto a la naturaleza, y se representan como hermosas doncellas semidensudas.


Según el aspecto de la naturaleza al que estén ligados, podemos distinguir multitud de subtipos de ninfas:

Ninfas de la tierra (Epigeas)
-Agrónomos: Campos.
-Alseides: Flores.
-Antríades: Cuevas.
-Auloníades: Pastizales.
-Corícides: Cuevas.
-Dríades: Árboles.
-Hamadríades: Árboles concretos, mueren si este se corta.
-Melíades: Fresnos.
-Hespérides: Jardines.
-Limónides: Prados.
-Napeas: Valles.
-Oréades: Montañas.


Ninfas de las aguas (Efidríades)
-Oceánides: Océanos.
-Néfeles: Nubes.
-Nereidas: Mar Mediterráneo, hijas de Nereo (dios de las olas del mar).
-Sirenas: Mares, hijas de Aqueloo (dios del río Aqueloo).
-Híades: Lluvia.
-Náyades: Agua dulce.
-Creneas: Náyade de las fuentes.
-Limnátides: Náyade de los lagos.
-Pegeas: Náyade de los manantiales.
-Potámides: Náyade de los ríos.


Otras ninfas
-Perimélides: Ganado.
-Epimélides: Ovejas.
-Trías: Miel.
-Meneas: Luna, hijas de Selene.
-Uranias: Cielo.

Como vemos, las ninfas eran prácticamente infinitas, ya que existen varias por cada manifestación de la naturaleza y presentes en todas y cada una de las mismas a lo largo del ancho mundo. De esta manera, personificaban los poderes de la naturaleza e infundían en los hombres las sensaciones que producía la contemplación de la misma; por ejemplo, al beber de una fuente podíamos obtener inspiración de la Náyade que la habitaba.

Los sacrificios ofrecidos a las ninfas consitían en cabras, corderos, leche y aceites. Existían santuarios para rendirles culto por toda Grecia, sobre todo cerca de los lugares en los que habitaban.

Así que ya sabeis, la próxima vez que os perdais por el bosque olvidaos del GPS y mentad a las nínfas, que a lo mejor hay suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario