miércoles, 20 de octubre de 2010

La circulación de Galeno

En el año 1628, William Harvey publicó su libro "De motus cordis" ("Sobre el movimiento del corazón"), en el que se defendía la teoría de que la sangre circulaba por el organismo, saliendo del corazón a través de las arterias y volviendo a él por las venas. Aunque en su momento fue tomado a risa (al señor Harvey se le puso el mote de "circulator", no es broma), fue ganando reconocimiento con el paso de los años, apoyado sobre todo por el descubrimiento de los capilares por Marcello Malpighi en 1661 (ya que así se cerraba el circuito arteriovenoso, cosa que Harvey no había logrado explicar).
Galeno y su discreta nariz.

Pero durante los mil cuatrocientos años anteriores a este libro, desde el siglo III d.C., la teoría vigente sobre la circulación sanguínea era la de Galeno, que es la siguiente:

Los alimentos ingeridos en la dieta son digeridos en el estómago e intestino, trasformándose así en quilo. El quilo es trasportado al hígado a través de las venas mesentéricas y porta. Allí sufre una segunda digestión y se forma la sangre y otros humores coporales. A partir del hígado nace el sistema venoso que distribuye la sangre venosa (rica en nutrientes según Galeno) por todo el organismo.

Del hígado nace además la vena porta, que llega a la aurícula derecha y ventrículo derecho. Una vez ahí, la sangre tomaba dos caminos: Una parte iba a nutrir los pulmones a través de la vena arteriosa (arteria pulmonar) y el resto cruzaba al ventrículo izquierdo por unos diminutos poros situados en el tabique interventricular.

En la aurícula izquierda desembocan las arterias venosas (venas pulmonares) que no contienen sangre, sino pneuma (un espíritu que se extrae del aire al respirar). En el ventrículo izquierdo se mezcla la sangre venosa que ha pasado desde el ventrículo derecho con el pneuma, obteniendose así una sangre especial más sutil. La sangre pneumatizada se distribuía por todo el organismo a través del sistema arterial.

En todos los órganos del cuerpo se encontraría pues una doble vascularización, por un lado las venas con sangre venosa (rica en nutrientes) y por otro las arterias con sangre pneumatizada (rica en pneuma u óxigeno). En las zonas de unión de arterias y venas, la sangre se extravasa y solidifica, alimentando y haciendo crecer los distintos órganos del cuerpo, sin retornar al corazón.

Esquema de la circulación sanguínea según el modelo de Galeno.


Por cierto, el mote de "circulator" para William Harvey procede del latín y significa "charlatán". Por aquella época creo que todavía no existía Terminator, ni nada parecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario