miércoles, 20 de octubre de 2010

41 horas encerrado en un ascensor

Nicolas White se quedó trabajando un viernes por la noche en la redacción de la revista Business Week, en el edificio McGraw-Hill en NY, para terminar un suplemento especial. Era octubre de 1999. En un momento dado se dio un descanso para fumar un cigarrillo y bajó hasta la entrada del edificio.

Cuando terminó, se montó en el ascensor y pulsó el botón del piso 43. A mitad de camino el ascensor se quedó parado y así comenzaron 41 horas de encierro, grabadas por la cámara de seguridad. Nicolas White llevaba encima tres cigarrillos y dos caramelos, pero no tenía reloj ni teléfono móvil. Teneis la historia completa aquí.


Resulta curioso que el señor White, a los pocos minutos de estar atrapado, pensó que era mejor no hacer nada drástico dentro del ascensor (como intentar romper el techo o el panel de control) porque no quería que la compañía lo demandase por daños a la propiedad. Estan locos estos americanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario