jueves, 30 de septiembre de 2010

666

Veo sorprendido la cifra exacta de 6.666 visitas en el contador del blog. Y como aquí aprovechamos cualquier chorrada para sacar un tema nuevo para una entrada, hablemos sobre el llamado número de la bestia: 666.



El 666 es la suma de los 36 primeros números naturales, así como la suma de los cuadrados de los 7 primeros números primos. Tiene otras peculiaridades matemáticas como las de ser un Repdigit, un Número de Smith, un Cuadrado mágico, un Número triangular y forma parte de la Sucesión de Padovan. Casi nada. Pero mejor no sigo que sino caeremos en la "paradoja de los números interesantes". (como veis, entre enlaces a wikipedia anda el juego, hoy os toca trabajar)

El origen de su relación con el diablo procede de la biblia. En dicho texto se establece que 666 será la marca que tatuará satanás en las personas que lo merezcan el fin de los días. Durante el Apocalipsis, aquellas personas que muestren la marca maldita sufrirán la ira de dios.


El por qué del número 6 tiene varias explicaciones. Entre otras, que el 7 es considerado por el cristianismo como el número perfecto, por lo que el número 6 representaría la imperfección al quedarse un dígito por debajo de este; la repetición del 6 acentuaría la gravedad del problema. También existen otras teorías basadas en frases hechas con las iniciales del 666 en números romanos (DCLXVI), pero uno no está seguro de si son causa o consecuencia del mismo.

Según la cristiandad, la marca de la bestia está presente de forma continua a lo largo de la historia, marcando a aquellos individuos o sociedades malditas para que dios tenga una guía el día del juicio final con la que castigar a los impuros. Algunos de los ejemplos modernos de entidades sospechosas de maldad son los Estados Unidos, Internet, y el propio Vaticano.


Pero de todas las cosas que se puedan decir del 666, me quedo con la definición de wikipedia, que dice que "es el número siguiente al seiscientos sesenta y cinco y anterior al seiscientos sesenta y siete". Ole!

No hay comentarios:

Publicar un comentario