jueves, 12 de agosto de 2010

Half-Ton Man

Patrick Deuel es una de las personas vivas más gordas del mundo. Alcanzó su máximo peso en 2005, con 486 kg. En ese año, los servicios sanitarios decicieron trasladarlo al hospital porque su vida corría peligro. Se había pasado los últimos 7 años de su vida postrado boca abajo en una cama sin poder moverse, y sufría insuficiencia cardiaca ya que su corazón no daba a basto para bombear sangre a toda su masa corporal. Según los médicos, era necesaria una ingesta de 15.000 kcal diarias para mantener ese peso.

Esto se encontraron los servicios sanitarios. 486kg postrados boca abajo.

Sacarlo de su casa ya fue toda una aventura. Primero hubo que tirar una de las paredes de la habitación, ya que no cabía por la puerta. Después hubo que colocarle un sistema de ventilación no invasiva, ya que con los cambios de posición se colapsaba la vía aérea de Patrick. Posteriormente fue trasladado en una ambulancia de dimensiones especiales hasta el hospital Sioux Falls de South Dakota, donde permaneció ingresado un año.

Durante este tiempo, se le mantuvo a dieta y se lo obligó a practicar ejercicio. También se le realizó un by-pass gástrico y, cuando perdió peso, una cirugía para eliminar algunos faldones de piel y grasa de su abdomen. Salió del hospital con 260 kg menos de los que había ingresado y el compromiso de seguir controlando su dieta.

Patrick durante el ingreso.


Los primeros días tras regresar a casa del hospital.

Controlando su ingesta, consiguió reducir su peso hasta los 193 kg, lo cual supuso toda una revolución en su vida. Por fin era capaz de caminar por la calle o sentarse en el coche. Aun así, continuaba teniendo insuficiencia cardiaca, diabetes y en todo este tiempo no había dejado de fumar. También hay que decir que para Patrick hacer dieta no consistía en comer verduras y pollo a la plancha, sino en reducir el número de trozos de pizza que comía cada día.

Caminando de nuevo, junto a su mujer Edie.


La historia de Patrick Deuel
Patrick nació en 1962 en Nebraska. Siempre fue un niño gordito, que comía más que cualquiera en su casa. Aunque todo el mundo afirmaba que perdería peso con el estirón puberal, no fue así. Continuó engordando durante toda su adolescencia y juventud. Ante la imposibilidad de encontrar pareja, puso un anuncio en el periódico y conoció a Edie Deuel (no conozco su apellido de soltera), con la que se casó. El día de su boda Patrick ya pesaba 300kg, y nunca pudo mantener relaciones sexuales con Edie a causa de su masa corporal.


Se fueron a vivir juntos, y Patrick continuaba engordando. Como Edie lo amaba, ella le compraba toda la comida que él quería, para que no se sintiese frustrado o enfadado. Así las cosas, el tiempo fue pasando y llegó un punto en el que nuestro protagonista tuvo que permanecer postrado en una cama debido a su falta de movilidad. Su mujer continuaba llevandole a la cama toda la comída que quería. Según relataron los servicios sanitarios, Patrick estaba tumbado boca abajo, con la TV y el ordenador a su alcance, y toda la cama llena de snakcs, patatas fritas, trozos de pizza y comida por todas partes. Así pasó 7 años de su vida.

En su momento de máximo peso.


Situación actual
Pese a que dejamos a nuestro protagonista con tan solo 193kg y una nueva vida por delante, todo lo bueno se acaba. Por lo visto su mujer volvió a concederle todos los caprichos culinarios que Patrick demandaba, y él por supuesto no iba a poner nada de su parte. Volvió a recuperar gran parte del peso perdido, y a día de hoy está prácticamente inmóvil de nuevo.

En qué estará pensando? En pizza?

Pese a lo sorprendente de la historia, Patrick Deuel no es el hombre más gordo del mundo. En el ranking de todos los tiempos tan solo ocupa el puesto 6º. Es superado por Jon Brower Minnoch (635kg), Manuel Uribe (597kg), Carol Yager (545kg), Walter Hudson (544kg) y Michael Hebranko (500kg).

No hay comentarios:

Publicar un comentario