viernes, 16 de julio de 2010

Lugares para NO vivir: Edinbourgh of the Seven Seas

La isla de Santa Elena es una dependencia británica de ultramar famosa por ser la última morada de Napoleón. Una de sus virtudes es la de estar a tomar por el culo de cualquier lugar habitado (en su caso, 2.800 km de las costas de Angola). Pues bien, 2.173 km al sur de Santa Elena se encuentra el archipiélago de Tristán de Acuña, compuesto por isla Tristán de Acuña, isla Inaccesible e isla Nightingale.

Tristan da Cunha, en portugués queda más reshulón.

En Inaccesible y Nightingale solo viven un puñado de especies animales y vegetales protegidas, pero Tristán de Acuña tiene el dudoso honor de ser el lugar habitado más inaccesible de la tierra. Allí, en la colonia de Edinbourgh of the Seven Seas, vive una comunidad de 271 individuos; rodeados de acantilados de 600 metros de altura, en mitad del océano Atlántico, a 3.360 km de Sudamérica y 2.816 km de Sudáfrica. Ah, y para más inri, la isla es un volcán.

El letreto dice: Bienvenidos al culo del mundo.

La isla comenzó siendo portuguesa, y la colonia existente no era más que un asentamiento temporal para barcos balleneros. Pero en el siglo XIX cuando pasó a manos británicas, se decidió mantener una población temporal. Su subsistencia se basa en la agricultura y pesca, venta de sellos e importación de langosta. La isla cuenta con una tienda de ultramarinos, un café, una emisora de radio, una piscina, un centro social, una pista de tenis y una granja. Una vez al año, el buque RMS Saint Helena provee a la isla de medicinas, libros, revistas, correo y otros bienes. Las urgencias sanitarias se trasladan a Ciudad del Cabo (a más de 2.000 km, así que espero que no sean muy urgentes), aunque de vez en cuando un equipo de médicos se pasa por la isla a solucionar los problemas de salud. Por descontado, no hay aeropuerto y el único acceso posible es en barco.

El poblacho en cuestión, Edinbourh of the Seven Seas.

Como os podreis imaginar, los habitantes de Edinbourgh of the Seven Seas son unos malditos endogámicos. Solo existen 8 apellidos en la isla (Glass, Green, Hagan, Laverello, Repetto, Rogers, Swain y Patterson), que se reparten en 80 familias. Las consecuencias de esto son unas incidencias altísimas de asma y glaucoma, a cambio de ausencia casi total de patologías comunes como el catarro de vías altas. En 1961 fueron evacuados a Gran Bretaña por un amago de erupción volcánica y muchos murieron al verse expuestos a enfermedades desconocidas para ellos, la mayor parte volvió en 1963 a sus casas isleñas.

Un lugareño, a la última moda isleña.

Por descontado, en la isla no hay red telefónica ni mucho menos internet. Hay un teléfono por satélite en la oficina del alcalde y poco más. Así las cosas, algún voluntario para marcharse a vivir al paraíso de la endogamia?

Fuente: Wikipedia.

1 comentario:

  1. Ya tenemos sitio para irnos despues de hacer el MIR (ademas viene con su volcan incorporado por si necesitamos excusa para quedarnos mas aislados y todo)

    ResponderEliminar